El fundador de Apple marcó a toda una generación