El clima: amigo y enemigo de los mongoles

guerreros mongoles

Su imperio duró siglo y medio, se llegó a sentir en casi una cuarta parte de la superficie terrestre y probablemente acabó con la vida de 40 millones de personas. Durante años lo favoreció el clima. ¿Y quién lo detuvo? Parece que también fue el clima.

Durante los primeros años del siglo XIII, los mongoles venían ganando todas las batallas en su camino por Europa del Este cuando, sin aparente explicación, dieron media vuelta y se devolvieron a Rusia. Habían conquistado toda Asia central y nada parecía detener el avance de su ejército. Entonces… ¿qué ocurrió?

Se ha especulado sobre la razón de su retirada, en un abanico que va desde la simple decisión política hasta la dura resistencia de los pobladores de Europa; pero para muchos investigadores la razón fue simple: el mal tiempo. Ulf Büntgen, del Instituto de Investigación Federal Suizo, y Nicola Di Cosmo del Instituto de Estudios Avanzados de los EE.UU. realizaron un estudio basado en anillos de árboles de Hungría, de donde partieron los mongoles en 1242 para nunca volver. En su estudio, publicado por la revista Nature, concluyen que el clima de esos tiempos resultó decisivo para impedir el movimiento de un ejército a caballo.

caballos comiendo¿Y cómo afecta el clima exactamente? Pues bien, los caballos utilizados por los mongoles, famosos por su vigor y velocidad, sobrevivieron al comer la grasa vegetal que abundaba en la estepa asiática. Era mucha comida y de fácil acceso (gracias a varios años de buen tiempo) que aseguraba su larga trayectoria de triunfos. Pero al cruzar algunos escritos históricos con estudios recientes sobre los anillos de los árboles, se puede determinar que el invierno de 1242 fue lo suficientemente frío como para permitir un gran deshielo durante la primavera, coincidiendo con la llegada de los mongoles.

Este deshielo produjo inundaciones en las llanuras de Hungría, impidiendo que prosperase la hierba y dejando a los caballos con muy poco para comer. Y si a la falta de comida le sumamos unos terrenos empantanados en los que se hacía difícil el combate, la retirada de los mongoles era más que lógica. Es decir, que si ese invierno hubiera sido más frío, los mongoles habrían contado, una vez más, con extensos campos de hierba fresca y un terreno apto para la guerra.

Genghis Khan y su contribución al medio ambiente.

Gengis KanNo, el líder mongol no andaba por el mundo sembrando árboles ni dando charlas de ecología, pero sin saberlo hizo una gran contribución en esta materia. Su nombre era sinónimo de terror, y a su paso dejó millones de muertos. Hizo que vastos territorios de cultivo fueran abandonados por quienes buscaban sobrevivir. Según estudio publicado por el Departamento de Energía Global del Instituto Carnegie para la Ciencia, el bosque recuperó el espacio abandonado por los agricultores y produjo el secuestro de 700 millones de toneladas de CO2, cifra equivalente a la cantidad de CO2 generado por el consumo anual de gasolina en el mundo.

Aunque no sea un método recomendable, los expertos consideran las acciones de Gengis Kan como un ejemplo de enfriamiento global involuntario.

Anuncios